La consolidación de los libros de trabajo

El culto a la virgen María (Junio de 2012)

2016.06.04 13:48 ShaunaDorothy El culto a la virgen María (Junio de 2012)

https://archive.is/9MVFQ
Espartaco No. 35 Junio de 2012
De los archivos de Women and Revolution
El culto a la virgen María
(Mujer y Revolución)
El siguiente artículo ha sido traducido de Women and Revolution No. 15, verano de 1977, y es una reseña del libro Alone of All Her Sex: The Myth and the Cult of the Virgin Mary (Apartada de todo su sexo: El mito y el culto a la virgen María) de Marina Warner (Nueva York: Alfred A. Knopf, 1976). En su brevedad, el artículo proporciona una excelente exposición de la actitud de los marxistas revolucionarios ante la religión, así como una explicación materialista del origen y función social de ésta. A pesar de haber sido escrito hace ya 35 años, no es difícil extrapolar de la situación que describe a la actual. En EE.UU., la política burguesa ha estado crecientemente saturada de oscurantismo religioso, y el tema del artículo no podría ser más apropiado para México, donde el culto a la virgen de Guadalupe es el elemento central sobre el cual convergen la ideología nacionalista burguesa y la abrumadora religiosidad católica, apuntalada a un nivel fervoroso por la reciente visita del papa Ratzinger. Confiamos en que nuestros lectores encontrarán en este artículo no sólo una bocanada de aire fresco, sino también un mejor entendimiento de la naturaleza de la trinidad de la opresión capitalista: el estado, la religión organizada y la institución de la familia, principal fuente de opresión de la mujer en la sociedad dividida en clases.
Susan Adrian, fallecida en 2001, fue una dirigente de la LCI y una excelente maestra, entrenadora y propagandista del trotskismo. Para conocer más de ella, referimos a nuestros lectores al obituario publicado en Spartacist (Edición en español) No. 31, agosto de 2001, y especialmente a Prometheus Research Series No. 6, “Selected Speeches and Writings in Honor of Three Women Leaders of the International Communist League (Fourth Internationalist)” (Discursos y escritos escogidos en honor a tres mujeres dirigentes de la Liga Comunista Internacional [Cuartainternacionalista]), marzo de 2007.
Los marxistas vemos en la religión contemporánea —en la que el miedo y la degradación conforman una liturgia que vuelve a los creyentes estúpidos e impotentes ante la divinidad de sus opresores— algo odioso. Entendemos, sin embargo, que lo que sostiene la filiación religiosa en la era científica no es tanto la convicción intelectual como la opresión social. Así pues, si bien el espíritu anticlerical que animaba el vivo deseo de Voltaire de “ahorcar al último rey...con las tripas del último cura” puede ser sincero e incluso justificado, semejante “guerra contra dios” no trasciende el idealismo pequeñoburgués. La religión desaparecerá sólo cuando haya sido destruida la sociedad que la hace necesaria.
Las revoluciones burguesas establecieron el principio de la separación entre la iglesia y el estado, pero, como señaló Marx, esto no produjo la libertad respecto de la religión. Tampoco el declive de la vitalidad de la religión organizada ha eliminado el sentimiento religioso.
Si bien en Estados Unidos nunca ha existido una religión de estado, la vinculación del prejuicio religioso con los movimientos nativistas de derecha es bien conocida, y el patriotismo, la religiosidad y la prosperidad han constituido a través del tiempo la trinidad de la política imperial estadounidense. Hoy entre 30 y 40 millones de estadounidenses se consideran a sí mismos “cristianos renacidos”, para no hablar de las sectas más tradicionales ni mucho menos del miserable misticismo que sirve de basurero para los despojos de la Nueva Izquierda que aún buscan adquirir la liberación personal a bajo costo.
El tono mojigato de la última campaña presidencial, y el hecho de que el santísimo Jimmy Carter (quien dice consultar las decisiones importantes con su hermana curandera) se alzara con la victoria, apuntan no tanto a un resurgimiento religioso serio como a la pasividad desesperante que se cierne sobre la clase obrera estadounidense. Una muestra de la relación que guarda la conversión religiosa con la derrota política es el crecimiento de la secta de los Musulmanes Negros, que lucra con la desesperanza y el cinismo que se apoderaron de los negros tras los fracasos políticos y la destrucción física del movimiento negro de los años sesenta.
No es sorprendente que las mujeres sean con frecuencia las devotas más fervientes de la religión. Aisladas de la producción y lucha sociales dentro de los sofocantes confines de la familia, las mujeres han sido en general las principales víctimas de los “gendarmes en sotana” y también sus más confiables instrumentos.
El mito de la virgen madre de dios
El libro de Marina Warner, Alone of All Her Sex, intenta explorar el mito religioso que más explícitamente se ha dirigido a moldear y deformar la conciencia femenina: el mito de la madre virgen de dios. Los rituales y complejidades de la teología católica son más comunes y mejor conocidos en Europa y los países latinos que en EE.UU., pero esa imagen en particular ciertamente está relacionada con estereotipos y modelos más generales de “la mujer ideal”.
¡Y vaya que ha sido un mito poderoso! Dante y Botticelli encontraron inspiración en él; las agujas y campanarios de Notre Dame y Chartres se edificaron supuestamente para celebrarlo; e incluso Isabel I de Inglaterra —que no era de las que dejan que los escrúpulos religiosos interfieran con los asuntos de estado— se permitió envolverse en la imaginería de la “Reina Virgen”.
Desde luego, el mito del dios/redentor nacido de una virgen no es exclusivo del cristianismo, sino que tiene raíces en las leyendas antiguas. El poema de William Butler Yeats, “Leda y el cisne” (1923) revive el encuentro mítico entre el dios Zeus y la mortal Leda:
“Un golpe súbito: bate las alas sobre la chica hasta sentir sus muslos bajo las patas, y le muerde el cuello hasta que el seno inerme es ya su seno.
¿Cómo zafarse en su terror la mano de la emplumada gloria entre los muslos? ¿Y cómo el cuerpo asido en blanco júbilo puede ignorar el corazón ajeno?
Temblor del espinazo que concibe el muro profanado y el saqueo, la muerte del Atrida. Bajo el trance, y sometida por la sangre etérea, ¿sumó la chica ciencia a ese poder que abría ya su pico indiferente?”
Al describir el modo en que el culto a la madre virgen se extendió por Europa Occidental, Warner intenta explorar lo que plantea como una paradoja: “el que, en la celebración misma de la mujer humana perfecta, tanto lo humano como lo femenino sean sutilmente denigrados”. Unas 300 páginas después, presenta la siguiente hipótesis concluyente:
“La virgen María no es el arquetipo innato de la naturaleza femenina, el sueño encarnado; es un instrumento de la discusión dinámica de parte de la Iglesia Católica respecto a la estructura de la sociedad, presentado como un código de inspiración divina. Esta discusión cambia, según las contingencias...
“Gracias a su flexibilidad y su maña, la Iglesia Católica puede lograr adaptarla a las nuevas circunstancias de igualdad sexual, pero lo más probable es que la Virgen se convierta en leyenda… La leyenda de la virgen perdurará en todo su esplendor y lirismo, pero se habrá vaciado de contenido moral y por lo tanto habrá perdido los poderes reales que actualmente tiene para curar y para dañar”.
Sin embargo, lo que daña no es el mito, sino la realidad que éste mistifica, y no es mediante la renovación del mito como se va a “curar” a la mujer de su opresión. Marx y Engels citaron favorablemente el lema que encabezaba el semanario del republicano francés Loustalot:
“Los grandes nos parecen grandes sólo porque estamos de rodillas. ¡Pongámonos de pie!”
Sin embargo, añadieron: “Pero para ponerse de pie no basta con levantarse mentalmente, y dejar que sobre la cabeza real y sensible penda el yugo real y sensible, que no podemos destruir por arte de magia a fuerza de ideas”.
Fundamentos del cristianismo
El cristianismo comenzó como la ideología de las masas judías pobres bajo el Imperio Romano. Dado que las relaciones económicas no permitían que la riqueza se multiplicara mediante el desarrollo de las fuerzas productivas, la única manera en que las clases poseedoras de Roma podían sostener su riqueza era mediante el continuo y siempre expansivo saqueo de las áreas conquistadas. El costo extremadamente bajo del trabajo esclavo que se obtenía de ese modo era lo único que hacía que las empresas a gran escala (generalmente agrarias y a veces mineras) fueran relativamente rentables en comparación con las de los pequeños campesinos. La riqueza acumulada a través del saqueo se destinaba básicamente al consumo, a la búsqueda de diversiones.
La causa fundamental de la decadencia del Imperio Romano fue la contradicción, inherente al creciente dispendio de las clases poseedoras, entre el aumento del valor excedente, por un lado, y el carácter estático del modo de producción, por el otro. Y es también en esta contradicción donde deben buscarse las raíces del cristianismo primitivo. Abraham Leon escribió:
“Pero aunque sea evidente que la mayoría de los judíos desempeña un papel comercial en el imperio romano, no debe creerse por ello que todos sean ricos comerciantes o empresarios; por el contrario, la mayoría de los judíos se compone realmente de personas de humilde condición, de las que una parte obtiene sus medios de vida, directa o indirectamente, del comercio: buhoneros, descargadores, artesanos, etc.... Esta multitud humilde es la primera a quien golpea la decadencia del imperio romano y la que más sufre por las exacciones. Concentrada en grandes masas en las ciudades, posee mayor capacidad de resistencia que los campesinos dispersos por la campiña; también es mucho más consciente de sus intereses.
“En las capas pobres de las grandes ciudades de la Diáspora es donde se expande el cristianismo... En la medida en que a las insurrecciones judías siguen insurrecciones de capas populares no judaicas, la religión comunista judía se extiende rápidamente entre las multitudes paganas”.
Como ideología de protesta por parte de los desposeídos y los indefensos, el cristianismo encarnó un vehemente sentimiento antiplutocrático. En el evangelio según Lucas, por ejemplo, se lee:
“Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios. Bienaventurados los que tenéis hambre ahora, porque seréis saciados… Pero ¡ay de vosotros, los ricos!, porque habéis recibido vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis hartos!, porque tendréis hambre”.
La epístola de Santiago es igualmente explícita:
“¡Vamos ahora, oh ricos! Llorad y aullad por las miserias que os esperan... Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego”.
El “comunismo” del cristianismo primitivo no se basaba, ni podía basarse, en la comunalización de la capacidad productiva de la sociedad, sino en la comunalización del consumo: “comunismo por medio del saqueo al opulento”, como decía Karl Kautsky. Pero, conforme el cristianismo se extendió, sus líderes se esforzaron por mellar su filo antiplutocrático.
El proceso por el cual pasó la iglesia no se debió fundamentalmente a la codicia y la ambición personal de sus funcionarios; no fue simplemente una herramienta para engañar y despojar a las masas. El cristianismo se volvió la religión oficial del Imperio Romano bajo Constantino, al mismo tiempo en que la decadencia del imperio, basada en el parasitismo y el bandolerismo, llevaba a las reformas de Diocleciano y Constantino, las cuales intentaron apoyarlo en una economía natural. Como religión de la clase de los grandes propietarios en el origen de la economía feudal europea, el fuego antiplutocrático que el cristianismo tenía originalmente quedó reservado a los mercaderes y usureros.
Secularización y celibato
Warner plantea un vínculo interesante entre la creciente riqueza de la iglesia y su santificación del celibato (las escrituras mismas no mencionan jamás la “inmaculada concepción” y plantean muchas dudas sobre la virginidad de María). Bajo la ley romana, una mujer tenía derecho a heredar riqueza y disponer de ella de manera independiente a partir de cierta edad. Entre las familias romanas, era común criar a los hijos varones en la vieja religión y a las hijas en la nueva; además, en la época de la decadencia romana solía ocurrir que las familias se extinguieran por la línea masculina. Así, la vocación del celibato (que implicaba no tener herederos) para las cristianas vírgenes y viudas sin hijos resultaba de lo más rentable para la iglesia. Fue pues, según Warner, como parte del creciente poder secular de la iglesia que el culto a la virgen alcanzó prominencia por primera vez.
Agustín, que vivió en el siglo V, trazó una conexión explícita y literal entre el acto sexual y el pecado original: Cristo nació de una virgen porque sólo así pudo evitar contaminarse del pecado original. La percepción de la virginidad como un estado inherentemente santo y la identificación de la pureza espiritual con la abstinencia sexual siguen dominando la doctrina de la iglesia hasta la fecha.
La imagen de la madre de dios —prácticamente ignorada durante los primeros cuatro siglos del cristianismo— no era la humilde y sumisa chica de la anunciación, sino la triunfante reina del cielo, una imagen que también servía para simbolizar la ventaja de la iglesia sobre otros gobernantes temporales a lo largo de Europa y el imperio Bizantino. Esta imagen de María como reina del cielo se mantuvo esencialmente inalterada, excepto quizá por la creciente opulencia de su indumentaria, por muchos siglos, prestándole la autoridad de la sanción divina al concepto de monarquía.
Parte del tributo económico considerado digno de una reina —y la separación entre lo temporal y lo divino fue convenientemente oscurecida— puede verse en la extraordinaria ola de adulación que fue el pretexto para la construcción de 80 catedrales en Francia en un solo siglo.
La ley feudal francesa de los siglos XII y XIII permitía que las mujeres poseyeran rangos y propiedades por derecho propio; y en una sociedad donde la adquisición de tierra era una necesidad constante y urgente, las herederas podían llegar a tener un inmenso poder: Leonor de Aquitania (1122-1204) es la más célebre de ellas. Pero la consolidación de Francia y otros territorios como estados-nación entró en conflicto con las tendencias centrífugas de los patrones feudales de herencia. Con el tiempo, las mujeres perdieron muchos de los derechos económicos de los que habían gozado.
Parte de la batalla por la consolidación nacional de Francia se libró como una guerra santa por parte del papa y los señores feudales del norte de Francia por subyugar el sur, campo de cultivo de la popular herejía cátara. Ésta, una forma ascética del maniqueísmo, permitía la entrada de la mujer al clero y sostenía que el sexo casual y la sodomía eran menos reprensibles que el matrimonio, el cual había poblado el pestilente universo. El sur de Francia también era la patria de la poesía provenzal de los trovadores, que exaltaba el amor adúltero. Por ende, desde muchos puntos de vista, tanto los herejes como los trovadores eran anatema para la iglesia y para la dinastía de los Capeto en el norte. Las batallas que se libraron en el sur a partir del siglo XIII acabaron con medio millón de personas.
Fue la generación de la nieta de Leonor de Aquitania, Blanca de Castilla, la que, alentada por la iglesia y el estado, empezó a enfocar su ardor en María como virgen. Esta “nueva” María asumió gran parte del carácter y la función del personaje original de la poesía provenzal, pero sin la celebración del hedonismo y la permisibilidad. Todavía se le reconocía como una reina poderosa, pero solamente, según se enfatizaba, por gracia de su hijo, y no por derecho propio. Se le retrataba como la encarnación de la hermosura y el ardor divino, pero sobre todo, de la castidad.
Como señala Warner, el estatus especial que obtuvo la madre virgen de dios tenía como reverso el igualmente especial desprecio a la mujer ordinaria, no virginal, que se consideraba, como Eva, la “oportunidad del pecado”, una tentadora que distraía al hombre de dios para conducirlo a una perdición eterna.
Recoger las flores de la vida
El libro de Warner es una mezcla frecuentemente desenfocada de investigación histórica y sociológica con nostalgia y autoanálisis. Y es franca respecto a su ambivalencia:
“No puedo entrar en una iglesia sin que me duela toda la seguridad y belleza de la salvación a la que renuncié. Recuerdo cuando visité Notre Dame en París y, de pie en medio de la nave, comencé a llorar de rabia por ese viejo amor y su perdurable capacidad de conmoverme”.
No habiendo saldado satisfactoriamente las cuentas de su propia experiencia con el oscurantismo religioso, Warner explica el dominio de la iglesia sobre los creyentes en términos meramente sicológicos e ideológicos.
Ciertamente hay que reconocerle a la iglesia el “genio...con que se adueña de la psique de sus fieles”, como dice la reseña del Village Voice. De hecho, en los países donde la iglesia católica ha sido una influencia cultural y política dominante, ha lesionado y distorsionado hasta tal punto la psique de las masas, que incluso los manifestantes políticamente motivados han caído en orgías de anticlericalismo torcido. Por ejemplo, en 1909, cuando el gobierno español intentó movilizar a los reservistas para defender sus colonias marroquíes, la población respondió con una huelga general y una frenética protesta de cinco días que incluyó el desenterrar cadáveres de monjas y el bailar con ellos por las calles.
Al mismo tiempo, históricamente la iglesia ha impuesto la manipulación sicológica mediante una coerción altamente efectiva, tanto física como social. Cuando, en los primeros seis meses de la Guerra Civil Española, los obreros y campesinos quemaron 160 iglesias hasta los cimientos, no sólo estaban protestando contra la opresión sicológica, sino también contra una poderosa institución estatal fanáticamente comprometida con la preservación de la monarquía y con la reacción.
Al final, Warner rechaza al eunuco femenino de la iglesia católica, si bien con una extraña ambivalencia feminista:
“Si bien la Virgen María no puede ser un modelo para la Mujer Nueva, es mejor tener una diosa que no tenerla, pues el encorbatado mundo masculino de la religión protestante se parece demasiado a un club de caballeros en el que no se admiten damas salvo los días especiales”.
Y así, al final, la cuestión de la mitología religiosa sigue consistiendo en la deprimente elección entre una fantasía perniciosa y una realidad yerma y estéril.
Los marxistas insistimos en que éstas no son las únicas alternativas. La crítica marxista de la religión desmitifica la fantasía religiosa y demuestra que fue el hombre quien creó a los dioses y diosas, y no al revés, pero no para que las masas trabajadoras se vean privadas del consuelo, por pequeño que sea, que esas fantasías puedan aportar en un mundo cruel, sino para remplazar esas pobres ilusiones con una realidad mucho más rica y satisfactoria. Marx lo expresó con la mayor elocuencia:
“La miseria religiosa es, por una parte, la expresión de la miseria real, y por otra parte, la protesta contra la miseria real. La religión es el suspiro de la criatura agobiada por la desgracia, el alma de un mundo sin corazón, el espíritu de una época sin espíritu. Es el opio del pueblo.
“...Exigir que se renuncie a las ilusiones concernientes a nuestra propia situación, es exigir que se renuncie a una situación que necesita de ilusiones. La crítica de la religión es pues, en germen, la crítica de este valle de lágrimas, en el que la religión es una simple aureola.
“La crítica ha deshojado las flores imaginarias que cubrían la cadena de la religión, no para hacerla prosaica y desoladora, sino para que el hombre las sacuda y recoja las flores de la vida”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/35/virginmary.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.04 04:27 ShaunaDorothy ¡Defender las conquistas de la Revolución Cubana! Cuba: Crisis económica y “reformas de mercado” ¡Por la revolución política obrera!(1 - 2) (Otoño de 2011)

https://archive.is/OkPrG
Espartaco No. 34
Otoño de 2011
¡Defender las conquistas de la Revolución Cubana!
Cuba: Crisis económica y “reformas de mercado”
¡Por la revolución política obrera!
¡Por la revolución socialista en toda América!
El siguiente artículo ha sido traducido de Workers Vanguard, periódico de nuestros camaradas de la SL/U.S., No. 986, 16 de septiembre de 2011.
A principios de agosto, la Asamblea Nacional cubana endosó un plan de reformas económicas orientadas al mercado para los próximos cinco años, el cual ya había sido adoptado en la primavera por el VI Congreso del Partido Comunista Cubano. Entre las medidas planeadas se encuentra la eliminación de más de un millón de empleos estatales (20 por ciento de la fuerza laboral), importantes recortes a subsidios estatales, una expansión enorme en el sector de la pequeña empresa e incentivos adicionales para atraer inversión extranjera.
Desde que se anunciaron en agosto de 2010, el componente principal de estas “reformas de mercado” ha sido la eliminación de un millón de empleos estatales. La burocracia de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), controlada por el estado, ha jugado un importante papel en la promoción de estos recortes, al afirmar descaradamente que son esenciales para “seguir perfeccionando el socialismo”. En la manifestación del Primero de Mayo de este año en La Habana, la CTC marchó bajo la consigna: “unidad, productividad y eficiencia”.
Originalmente, estos recortes deberían haber sido implementados para marzo, pero el plazo se cumplió sin novedad. El congreso del Partido Comunista del mes siguiente debía ponerlos en marcha, pero decidió posponerlos de nuevo debido a los reportes de descontento masivo. Ya desde octubre de 2010, la agencia noticiosa Reuters informó que funcionarios del partido tuvieron que presentarse en el Hotel Habana Libre para “calmar a los trabajadores” cuando éstos se enteraron de los despidos proyectados. Los trabajadores despedidos sólo obtendrán liquidaciones por un corto periodo de tiempo, correspondientes, como máximo, al 60 por ciento de sus salarios.
El objetivo declarado de las “reformas” es reactivar la estancada economía cubana, que nunca se ha recuperado completamente de la severa crisis que siguió a la restauración del capitalismo en la Unión Soviética hace más de dos décadas. A pesar del dominio de la burocracia estalinista, el estado obrero soviético proporcionaba un salvavidas económico crucial para esta pequeña y empobrecida isla, que luchaba por sobrevivir bajo la sombra del monstruo imperialista estadounidense. La Unión Soviética también representaba un obstáculo militar para las revanchistas ambiciones contrarrevolucionarias de Washington.
Los severos problemas económicos del periodo postsoviético se incrementaron en 2008, cuando Cuba fue sacudida por la crisis financiera capitalista global. El precio del níquel, el principal producto de exportación cubano, bajó hasta en un 80 por ciento, mientras que las remesas enviadas por los cubanos residentes en EE.UU. disminuyeron de forma sustancial. Ese mismo año, los huracanes destruyeron infraestructura con valor de diez mil millones de dólares. De frente a un déficit comercial de casi doce mil millones de dólares, Cuba se vio obligada a suspender sus pagos a los acreedores extranjeros. El hecho de que los doctores y otros profesionistas cubanos que trabajan en el extranjero sean la fuente del 60 por ciento de los ingresos en divisa fuerte, seguidos de la industria turística, es testimonio del terrible estado en el que se encuentra la economía cubana.
Tanto los comentaristas burgueses como los de la izquierda han aprovechado los recientes anuncios del régimen para hacer las más disímiles predicciones. Éstas van desde el optimismo fatuo sobre las perspectivas de que la aislada Cuba avance hacia el socialismo, hasta las afirmaciones de que el capitalismo está siendo, o ya fue, restaurado en la isla. Para entender por qué dichos puntos de vista son falaces se requiere un entendimiento marxista de la naturaleza de clase del estado cubano y de su burocracia estalinista en el poder.
Los trotskistas no tomamos lado en el debate entre los que abogan por reformas de mercado/descentralización y aquéllos que preferirían regresar a una economía más rígidamente centralizada. Nuestro punto de partida es el entendimiento de que Cuba es un estado obrero burocráticamente deformado, una sociedad en donde el capitalismo ha sido derrocado pero el poder político es monopolio de una casta gobernante parasitaria, cuyos privilegios derivan de la administración de la economía colectivizada. Como demuestra el ejemplo de China, hay una tendencia inherente en esos regímenes a abandonar la planificación burocrática centralizada a favor de mecanismos de mercado. Hostiles intrínsecamente a la democracia obrera, recurren a la disciplina del mercado (y a la fila de desempleados) como un látigo para incrementar la productividad laboral.
A pesar de las distorsiones del dominio burocrático, primero bajo Fidel Castro y ahora bajo su hermano y lugarteniente de muchos años, Raúl, los obreros y campesinos de Cuba han obtenido enormes conquistas gracias al derrocamiento del capitalismo. La eliminación de la producción con fines de lucro a través de la colectivización de los medios de producción, junto con la planeación económica centralizada y el monopolio estatal sobre el comercio exterior y la inversión extranjera, proporcionaron empleo, vivienda y educación para todos y removieron el yugo del dominio imperialista directo. Cuba tiene una de las tasas de alfabetización más altas del mundo y un reconocido sistema de salud. La tasa de mortalidad infantil es más baja que en EE.UU., Canadá y la Unión Europea. El aborto es un servicio de salud gratuito y fácilmente asequible.
En la Liga Comunista Internacional estamos por la defensa militar incondicional del estado obrero deformado cubano contra el imperialismo y la contrarrevolución capitalista interna. Llamamos por poner fin al paralizante embargo económico impuesto por Washington y exigimos el retiro de EE.UU. de la Bahía de Guantánamo. Al mismo tiempo, llamamos a que el proletariado cubano barra con la burocracia castrista a través de una revolución política que establezca un régimen de democracia obrera. Ésa es la única manera de remediar la corrupción, la ineficiencia y la escasez endémicas a la mala administración burocrática, que detienen el crecimiento económico y crean enormes dislocamientos.
La explicación de Trotsky de las raíces materiales de la burocracia soviética en su libro de 1937 La revolución traicionada puede ser aplicada igualmente al régimen cubano de hoy:
“La autoridad burocrática tiene como base la pobreza de artículos de consumo y la lucha de todos contra todos que de allí resulta. Cuando hay bastantes mercancías en el almacén, los parroquianos pueden llegar en cualquier momento; cuando hay pocas mercancías, tienen que hacer cola en la puerta. Tan pronto como la cola es demasiado larga se impone la presencia de un agente de policía que mantenga el orden. Tal es el punto de partida de la burocracia soviética. ‘Sabe’ a quién hay que dar y quién debe esperar”.
Desde el origen del estado obrero cubano, la burocracia en el poder ha actuado como un obstáculo al avance ulterior hacia el socialismo: una sociedad igualitaria y sin clases que requiere de niveles de producción cualitativamente más elevados que incluso los del país capitalista más avanzado. En cambio, los estalinistas empujan el mito del “socialismo en un solo país”, que en la práctica significa oponerse a la perspectiva de la revolución obrera internacional y conciliar con el imperialismo mundial y sus clientes neocoloniales a través de una política de “coexistencia pacífica”.
Una Cuba gobernada por consejos electos de obreros y campesinos —abiertos a todos los partidos que defiendan la revolución— sería un faro para los trabajadores de toda Latinoamérica y más allá. En última instancia, la respuesta al atraso económico de Cuba y el único camino hacia un futuro de abundancia material, igualdad social y libertad personal es la revolución proletaria internacional —particularmente en el bastión imperialista estadounidense— que conduzca a una planeación económica global y racional y a un orden socialista igualitario. El corolario obligado a esta perspectiva es el forjamiento de un partido trotskista en Cuba, parte de una IV Internacional reforjada, que dirija una revolución política proletaria a la victoria.
El “Periodo Especial” y la “reforma” burocrática
Aunque las “reformas de mercado” propuestas son profundas, el tipo de políticas que representan difícilmente son algo nuevo en Cuba. A partir de 1993, es decir, poco después de la destrucción de la Unión Soviética, el régimen de Castro emprendió una serie de políticas orientadas al mercado para lidiar con el llamado “Periodo Especial”. Éstas incluyeron la legalización del autoempleo y la posesión individual de dólares, así como una importante expansión del turismo extranjero, incluso a través de empresas de inversión mixta.
El efecto más dramático de estas medidas fue el enorme incremento de la desigualdad en la isla. En un contexto de corrupción pequeña y no tanto, la lucha por obtener divisas fuertes se ha vuelto el factor dominante en las vidas de los trabajadores cubanos. Bajo el sistema de divisas dual, los trabajadores reciben su salario en pesos cubanos, pero la mayor parte de los bienes sólo pueden adquirirse en tiendas especiales o en el mercado negro usando una divisa denominada peso convertible (CUC), cuyo valor equivale a 24 pesos cubanos y es la moneda usada por los turistas. Esta situación ha obligado a la mayoría de los trabajadores a tomar segundos y hasta terceros empleos para satisfacer necesidades básicas, lo que en consecuencia afecta seriamente la productividad laboral. Cuba también ha atestiguado el resurgimiento de la prostitución.
Aquéllos que tienen acceso a divisa fuerte gracias a las remesas del extranjero, la industria turística u otras fuentes ahora tienen estándares de vida mucho más altos que el resto de los cubanos. Entre estos últimos está la mayoría de los negros cubanos, que tienen mucha menor probabilidad de tener parientes en Miami y están subrepresentados en el sector laboral turístico. Aunque los negros obtuvieron enormes conquistas con la Revolución Cubana, muchos de estos avances están siendo revertidos.
A partir de 1996, Cuba logró emerger de las profundidades del Periodo Especial y experimentó algo de crecimiento económico, aunque sobre una base limitada. En 2002, un 40 por ciento de los ingenios azucareros, cuya producción solía ser exportada en su gran mayoría a la URSS, fue clausurado en un intento por diversificar la agricultura y alimentar a la población. Sin embargo, ante la constante escasez de equipo y combustible y en el contexto de una desorganización considerable, la producción de alimentos siguió estancada. Para 2006, 40 por ciento de los camiones a disposición de la agencia estatal responsable de fomentar y distribuir la producción agrícola estaba fuera de servicio, mientras que el resto tenía al menos 20 años de antigüedad.
Dado que la mitad de la tierra agrícola sigue siendo improductiva, Cuba tiene que importar 80 por ciento de sus alimentos, en gran parte de EE.UU. Un artículo de Brian Pollitt, profesor de la Universidad de Glasgow, resume la terrible situación: “Mientras que en 1989 la exportación de azúcar de Cuba podía financiar por sí misma cuatro veces la importación de alimentos a la isla, durante los años 2004-06, el combinado de sus exportaciones de azúcar, tabaco y otros productos agrícolas y de pesca no podía financiar siquiera la mitad de las importaciones alimentarias” (International Journal of Cuban Studies, junio de 2009).
La amenaza de despidos masivos
Los lineamientos económicos aprobados por el régimen tienen como objetivo mejorar el desempeño económico a través de condiciones más duras para el pueblo cubano. Afirman que es necesario “reducir o eliminar gastos excesivos en la esfera social...y evaluar todas las actividades que puedan pasar del sector presupuestado [estatal] al sistema empresarial”. En 2009, el gobierno ordenó el cierre de las cafeterías en todos los lugares de trabajo, otorgando a los trabajadores un aumento salarial de quince pesos cubanos (equivalente a unos 70 centavos de dólar). Mientras tanto, el ya de por sí precario paquete de alimentos básicos, disponible a través de las libretas de racionamiento a precios módicos, está siendo reducido aún más.
Las nuevas medidas buscan fomentar una mayor inversión por parte de compañías europeas, canadienses y de otros países relajando las restricciones sobre la propiedad extranjera de bienes raíces, entre otras cosas a través de arriendos de 99 años y la legalización de la compra y venta de casas. También se contempla expandir enormemente la inversión extranjera directa a través de empresas de inversión mixta y zonas económicas especiales. Las reformas buscan promover el crecimiento del hasta ahora muy limitado sector privado por varios medios: la eliminación de las restricciones para el autoempleo, la disminución del control sobre la venta de la producción agrícola privada y la aceptación formal de la existencia de las pequeñas empresas privadas, en un intento por regular y gravar con impuestos la economía informal. Por primera vez desde 1968, se permitirá que estas empresas empleen gente fuera de sus propias familias. Estas medidas no pueden más que conducir a una desigualdad incluso mayor. También van a servir para incrementar la influencia económica de los cubanos derechistas en el exilio, dado que los cubanos con familiares en EE.UU. estarán entre los pocos con el capital suficiente para iniciar un negocio.
La campaña por parte de un sector de los imperialistas estadounidenses (centrado en los agribusiness) para relajar el embargo sin detener la presión diplomática y política contra Cuba señala otro camino posible para subvertir la economía socializada: inundarla de importaciones baratas. Este enfoque corresponde a la política que sostienen desde hace mucho los gobernantes de Europa Occidental y Canadá. Desde luego, Cuba debe tener derecho a comerciar y tener relaciones diplomáticas con los países capitalistas. Sin embargo, esto subraya la importancia del monopolio estatal sobre el comercio exterior —es decir, un estricto control gubernamental sobre las importaciones y las exportaciones—.
El gobierno dice que espera que el 40 por ciento de los trabajadores que pierdan su empleo sea transferido a cooperativas, mientras que el resto será instado a iniciar pequeños negocios, autoemplearse o buscar otro trabajo. Un documento del partido admite que gran parte de los nuevos negocios podrían quebrar en el lapso de un año debido a la carencia de crédito y materias primas. Las perspectivas de muchos trabajadores de sobrevivir en ocupaciones de subsistencia como la venta de comida y la reparación de calzado, en el contexto de las dificultades económicas, son desalentadoras, por decir lo menos.
Las compañías estatales también adquirirán mayor autonomía: si son incapaces de financiar su propia operación serán liquidadas. Como explicamos en el contexto de las “reformas de mercado” introducidas en los últimos años de la Unión Soviética, este tipo de medidas impulsan a los administradores estatales a competir unos contra otros para comprar y producir barato y vender caro. Esto, a su vez, tiende a minar el control estatal sobre el comercio exterior y alimentar ulteriormente los apetitos procapitalistas de sectores de la burocracia. Por lo que respecta al esquema del régimen de “perfeccionamiento de las empresas estatales” que vincula los salarios a la productividad, no se trata más que de pago a destajo, que sirve para socavar la solidaridad básica de la clase obrera transformando a los trabajadores en competidores individuales por salarios más altos. Bajo el dominio estalinista, este tipo de esquemas, que plantean anarquía económica y mayor desigualdad, son la única “respuesta” posible a las distorsiones creadas por la rigidez y el comandismo burocráticos.
Los orígenes del estado obrero deformado cubano
Para entender la difícil situación en la que se encuentra actualmente Cuba, es necesario examinar los orígenes del estado obrero deformado. Las fuerzas guerrilleras que entraron a La Habana bajo la dirección de Fidel Castro en enero de 1959 eran un movimiento pequeñoburgués heterogéneo, cuyo compromiso inicial no iba más allá de un programa de reformas democráticas radicales. Notablemente, sin embargo, su victoria implicó no sólo la caída de la ampliamente despreciada dictadura de Batista, respaldada por EE.UU., sino también la destrucción del ejército y del resto del aparato estatal capitalista, proporcionando al nuevo gobierno pequeñoburgués un amplio margen de maniobra.
El nuevo gobierno se vio enfrentado a los crecientes intentos por parte del imperialismo estadounidense de someterlo a través de la presión económica. Cuando Washington trató de reducir la cuota estadounidense de azúcar cubana a principios de 1960, Castro firmó un acuerdo para vender un millón de toneladas al año a la Unión Soviética. La negativa de las refinerías propiedad de los imperialistas a procesar crudo soviético llevó a la nacionalización de la propiedad estadounidense en Cuba en agosto de 1960, que incluía ingenios azucareros, compañías petroleras y las empresas de electricidad y teléfonos. Para octubre de ese año, 80 por ciento de la industria del país había sido nacionalizada. Cuba se convirtió en un estado obrero deformado con estas extensas nacionalizaciones, que liquidaron a la burguesía como clase.
La Revolutionary Tendency (RT, Tendencia Revolucionaria), antecesora de la LCI, fue forjada a principios de la década de 1960 al interior del Socialist Workers Party (SWP, Partido Obrero Socialista) estadounidense en la lucha por una perspectiva marxista respecto a Cuba. A la par que defendía a la Revolución Cubana contra el imperialismo, la RT estaba tajantemente opuesta a que el SWP adulara a Castro, retratándolo como un trotskista “inconsciente”, y al programa de guerrilla rural asociado con los fidelistas y, antes de eso, con los maoístas chinos. Como escribimos en la Declaración de Principios de la Spartacist League/U.S. en 1966:
“La Spartacist League se opone completamente a la doctrina maoísta, con raíces en el menchevismo y el reformismo estalinista, que rechaza el papel de vanguardia de la clase obrera y la sustituye con la guerra de guerrillas campesinas como camino al socialismo. Bajo ciertas condiciones, por ejemplo la desorganización extrema de la clase capitalista en el país colonial y la ausencia de la clase obrera contendiendo por el poder social en su propio nombre, movimientos de este tipo pueden destruir las relaciones de propiedad capitalistas; no pueden, sin embargo, llevar a la clase obrera al poder político. En lugar de ello, crean regímenes burocráticos antiobreros que reprimen cualquier desarrollo ulterior de estas revoluciones hacia el socialismo. La experiencia desde la Segunda Guerra Mundial ha confirmado completamente la teoría trotskista de la revolución permanente, que sostiene que en el mundo moderno la revolución democrático burguesa sólo puede ser completada por una dictadura proletaria apoyada por el campesinado. Es sólo bajo la dirección del proletariado revolucionario que los países coloniales y semicoloniales pueden obtener la completa y auténtica solución a las tareas de alcanzar la democracia y la emancipación nacional”.
—“Basic Documents of the Spartacist League” (Documentos básicos de la Spartacist League), Marxist Bulletin No. 9
En ausencia de la democracia proletaria en un estado que los obreros conquistaron directamente, la sección decisiva de las fuerzas de Castro se convirtió en una casta burocrática que descansaba en la cima de la economía recientemente nacionalizada. Debido a su posición recién adquirida, los castristas se sintieron obligados a adoptar un falso marxismo (el “socialismo en un solo país”) que es el reflejo ideológico inevitable de una burocracia estalinista, fusionándose en el proceso con el traicionero Partido Popular Socialista, pro-Moscú, que en algún momento incluso participó en el gobierno de Batista. La existencia del estado obrero degenerado soviético proporcionó el modelo y, sobre todo, el apoyo material que hizo posible este resultado.
La Revolución Cubana demostró una vez más que no hay una “tercera vía” entre la dictadura del capital y la del proletariado. En este sentido, confirmó la teoría de la revolución permanente de León Trotsky. La Revolución Cubana, sin embargo, estuvo muy lejos de ser como la Revolución Rusa de octubre de 1917, llevada a cabo por un proletariado urbano con conciencia de clase apoyado por el campesinado y dirigido por el Partido Bolchevique.
Cuba y el colapso soviético: Los antecedentes de la crisis
Lejos de la falacia promovida por varios autodenominados izquierdistas de que la URSS era una potencia “imperialista”, la Unión Soviética era un estado obrero que surgió de la primera revolución socialista victoriosa en la historia. Internacionalistas hasta la médula, Lenin, Trotsky y los otros dirigentes bolcheviques veían la revolución en la económicamente atrasada Rusia como el primer paso para la revolución socialista mundial, que debería incluir de manera crucial a los países capitalistas avanzados. Sin embargo, el fracaso de varias oportunidades revolucionarias en el periodo posterior a la Primera Guerra Mundial —en particular la derrota de la Revolución Alemana en 1923— agudizaron el aislamiento del estado soviético. Esto, combinado con la devastación económica de la Primera Guerra Mundial y la subsecuente Guerra Civil, permitió que emergiera una capa burocrática conservadora en el partido y el aparato estatal.
A partir de 1923-24, la URSS sufrió una degeneración burocrática cualitativa, una contrarrevolución política en la que la clase obrera fue privada del poder político. El conservadurismo parroquial de la casta burocrática en consolidación adquirió forma ideológica cuando en 1924 Stalin promulgó la teoría de que el socialismo podía ser construido en un solo país. Este dogma antimarxista sirvió como justificación para el rechazo cada vez más franco del internacionalismo bolchevique —lo que condujo a traiciones abiertas de revoluciones proletarias en el extranjero, como fue el caso de España en la década de 1930— y a favor de intentos inútiles por conciliar con el imperialismo.
A pesar del dominio burocrático, la capacidad del estado obrero de administrar los recursos económicos de la sociedad soviética mediante la planificación económica trajo consigo grandes avances, transformando a la URSS de un país atrasado y mayoritariamente campesino en una potencia industrial moderna. Ese hecho es todavía más notorio hoy que el mundo capitalista está una vez más hundido en una crisis económica global. Sin embargo, como señaló Trotsky en La Revolución Traicionada:
“cuanto más lejos se vaya, más se tropezará con el problema de la calidad, que escapa a la burocracia como una sombra. Parece que la producción está marcada con el sello gris de la indiferencia. En la economía nacionalizada, la calidad supone la democracia de los productores y de los consumidores, la libertad de crítica y de iniciativa, cosas incompatibles con el régimen totalitario del miedo, de la mentira y de la adulación”.
El creciente estancamiento económico, exacerbado por la necesidad de seguirle el paso al masivo arsenal militar antisoviético del imperialismo estadounidense, llegó a un punto crítico en la década de 1980. El régimen de Mijaíl Gorbachov introdujo un programa de medidas con orientación de mercado (perestroika) que precipitó la fractura de la burocracia, incluso sobre líneas nacionales. En agosto de 1991, aprovechando un intento fallido de golpe de estado por parte de los lugartenientes de Gorbachov, el abiertamente procapitalista Boris Yeltsin tomó el poder en colaboración con el gobierno imperialista de George H. W. Bush. En esos días cruciales, la LCI publicó y distribuyó más de 100 mil copias en ruso de una declaración que llamaba a los obreros soviéticos a “¡Derrotar la contrarrevolución de Yeltsin y Bush!”. Sin embargo, décadas de mal gobierno estalinista habían dejado al proletariado atomizado y desmoralizado, y la ausencia de una resistencia proletaria a la marea contrarrevolucionaria pavimentó el camino para la destrucción final de las conquistas de la Revolución de Octubre.
La noción falsa de que la Unión Soviética era una potencia “imperialista” explotadora queda completamente desacreditada por su apoyo a Cuba, crucial para el progreso económico de ese país. Para la década de 1980, la Unión Soviética subsidiaba hasta el 36 por ciento del ingreso nacional cubano, intercambiando petróleo y sus derivados por azúcar en condiciones extremadamente favorables para la isla. Los enormes avances en los servicios de salud y de educación cubanos también estuvieron condicionados por los subsidios soviéticos, que en la década de 1970 permitieron al país inaugurar universidades públicas gratuitas, incluidas facultades de medicina en todas sus catorce provincias.
Después de la destrucción de la URSS, las exportaciones de Cuba cayeron 80 por ciento y su producto interno bruto se desplomó 35 por ciento. Sin el combustible, la maquinaria o las refacciones soviéticas, la mitad de las plantas industriales de Cuba tuvieron que cerrar al tiempo que el país sufría un colapso económico proporcionalmente mayor al de EE.UU. durante la Gran Depresión. Aquí vemos, en el lenguaje de la estadística dura y fría, las conquistas históricas que la existencia de la Unión Soviética hizo posibles —así como el desastre que tuvo lugar después de su destrucción—. Ésta es una clara prueba de la culpabilidad de los falsos grupos izquierdistas que hicieron causa común con las fuerzas contrarrevolucionarias de Yeltsin apoyadas por el imperialismo y que ahora ¡vituperan contra las “reformas de mercado” cubanas, acusándolas de estar vendiendo el estado obrero!
El “modelo chino”
La introducción de las “reformas de mercado” ha intersecado y provocado un intenso debate entre los intelectuales cubanos sobre el camino a seguir. Economistas influyentes como Omar Everleny Pérez, director del Centro de Estudios de la Economía Cubana, aplauden los cambios propuestos argumentando que pueden traer consigo modernización y crecimiento económico indefinido. Everleny Pérez es uno de tantos que abogan por seguir un modelo económico estilo chino o vietnamita de fomentar la inversión extranjera. Otros, en cambio, tienen la preocupación de que las “reformas de mercado” lleven a Cuba al abismo, señalando el destino de la Unión Soviética bajo la política de Gorbachov de la perestroika.
Al comparar a Cuba con China hoy en día, es importante señalar que para las dos últimas décadas de la Guerra Fría (la de 1970 y la de 1980), China se había convertido en un aliado estratégico del imperialismo estadounidense en contra de la Unión Soviética. La escisión sino-soviética en la década de 1960 fue un reflejo de ambas partes de las implicaciones contrarrevolucionarias del “socialismo en un solo país”. La política criminal de los estalinistas chinos de aliarse con Washington en contra de Moscú, iniciada con Mao, pavimentó el camino para la apertura de China a la inversión industrial a gran escala por parte del imperialismo occidental, implementada por la burocracia de Deng Xiaoping. En contraste, el imperialismo de EE.UU. ha mantenido una hostilidad implacable hacia Cuba y no da señal alguna de tener intenciones de relajar su brutal embargo, incluso a pesar de las concesiones del régimen de La Habana, como la liberación de más de 120 “disidentes” de derecha a partir del año pasado, en la que la reaccionaria Iglesia Católica jugó un papel determinante.
La posición de línea dura de Washington hacia Cuba no sólo impide la inversión estadounidense, sino que también limita la de Canadá y Europa Occidental gracias a los amplios alcances de la ley extraterritorial estadounidense. Así mismo, Cuba no tiene ni la base industrial preexistente ni las vastas reservas de mano de obra barata que alimentaron el avance económico de China durante las tres décadas pasadas. La idea de que Cuba podría tener éxito emprendiendo un modelo de crecimiento económico basado en la exportación mediante una inversión imperialista sustancial es una fantasía.
A pesar de las medidas orientadas al mercado introducidas desde finales de la década de 1970, los principales sectores económicos en China (como sucede también en Cuba) siguen nacionalizados y bajo control estatal. La inversión a gran escala por parte de corporaciones occidentales y japonesas y de la burguesía china de ultramar ha resultado, por un lado, en altos niveles de crecimiento económico y un incremento enorme en el peso del proletariado industrial chino, un acontecimiento progresista de importancia histórica. Por el otro, el “socialismo de mercado” ha incrementado enormemente la desigualdad, creando incluso una considerable clase de empresarios capitalistas nacionales en la China continental, muchos de ellos con lazos financieros y familiares con funcionarios del Partido Comunista. Como resultado, China se ha vuelto un caldero de contradicciones económicas y sociales y explosivo descontento obrero. Mientras tanto, los imperialistas prosiguen con su estrategia en dos flancos para fomentar la contrarrevolución, complementando la penetración económica con la presión y las provocaciones militares, al tiempo que abogan por los “disidentes” anticomunistas.
La burocracia cubana: Una casta contradictoria
En oposición a las posturas de gente como Everleny Pérez, otros, tanto en Cuba como al nivel internacional, argumentan en contra de seguir el modelo de “socialismo de mercado” implementado en China, un país que consideran capitalista o incluso imperialista. Un ejemplo es la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS), sección mexicana de la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional (FT-CI), una escisión de la tendencia dirigida por el fallecido camaleón político argentino Nahuel Moreno. En una declaración de septiembre de 2010 sobre Cuba, la FT-CI escribe: “Aunque con un discurso ‘socialista’ y ‘antiimperialista’, la burocracia gobernante reivindica desde hace años el llamado ‘modelo chino’ o vietnamita, es decir, un programa de marchar hacia un proceso gradual de restauración capitalista bajo la dirección del PCC, y ya viene tomando medidas que van en ese sentido” (www.cubarevolucion.org).
Al contrario de lo que afirma la LTS/FT-CI, no puede haber “un proceso gradual de restauración capitalista” ni en China ni en Cuba. La contrarrevolución capitalista tiene que triunfar al nivel político, conquistando el poder estatal. No va a tener lugar a través de un proceso de crecientes extensiones cuantitativas del sector privado, ya sea local o extranjero. La burocracia estalinista es incapaz de llevar a cabo una restauración del capitalismo en frío, gradual y desde arriba. Como demostraron claramente los eventos en la Unión Soviética en 1991-92, una crisis social de grandes proporciones en un estado obrero deformado vendría acompañada del colapso del bonapartismo estalinista y de la fractura política del Partido Comunista gobernante. El resultado de esta situación —ya sea la restauración del capitalismo o una revolución política proletaria— dependería en gran medida del resultado de la lucha entre estas dos fuerzas de clase contrapuestas. La clave para una victoria obrera sería la formación oportuna de un partido de vanguardia leninista-trotskista con arraigo entre los sectores más avanzados del proletariado.
La LTS/FT-CI trata a la burocracia cubana como si ésta estuviera comprometida con la destrucción del estado obrero. De ese modo afirma que el ejército cubano, las Fuerzas Armadas Revolucionarias, es la “avanzada de la restauración capitalista” en Cuba hoy día. Esta noción contradice la esencia misma del entendimiento de Trotsky de la burocracia estalinista como una casta contradictoria, un tumor parasitario del estado obrero y sus formas de propiedad colectivizadas. Con su asfixiante burocratismo, sus mentiras, su corrupción y sus concesiones al capitalismo, la burocracia ciertamente pavimenta el camino para una posible contrarrevolución. Pero etiquetarla en su conjunto (o a una sección de ésta) de “avanzada de la restauración capitalista” es absolver escandalosamente el papel del imperialismo estadounidense, la Iglesia Católica, los exiliados contrarrevolucionarios cubanos y los derechistas al interior de Cuba, como las “disidentes” Damas de Blanco.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/34/cuba.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.01.11 00:21 lenincomp Nociones de Ciudadanía (Para renovar a Venezuela)

NOCIONES DE CIUDADANIA @johnlogam
La noción de ciudadanía es algo que la mayoría de nosotros simplemente damos por sentado. La sentimos como un derecho innato e individual que todos tenemos, la cual simboliza de manera tangible que pertenecemos a un país y somos una parte legítima de una nación. En el contexto de la ciudadanía, el sentido de pertenencia es precisamente el combustible que hace a un verdadero ciudadano, sin el cual el sujeto se convierte en un individuo pasivo, un “inútil”, como lo llamarían los atenienses, que se desenvuelve por inercia como sardina en cardumen, quien no toma ninguna posición ni participa en el asunto público. La ciudadanía venezolana actual corre el riesgo de volverse una ciudadanía pasiva, inactiva, individualista, dejándose llevar los venezolanos por la idea facilista de que tienen derecho a tener derechos, pensando que los problemas de la sociedad y la comunidad deben ser resueltos por otros, por el “papá estado” y sus allegados. Sin embargo, para alcanzar su pleno potencial, el proceso conceptual y práctico de la ciudadanía debe ser dinámico. Debe permitir reflexionar lo que somos para nuestro país y para el mundo en que vivimos. El modelo Venezolano de ciudadanía tiene que apersonarse con las responsabilidades nacionales y mundiales con el fin de reverdecer su capacidad como nación progresista, productiva e innovadora, como lo fue en algún momento en los tiempos del auge petrolero, cuando desde el exterior la única cara que tenia este país era la de una tierra de oportunidades bien recibidora de foráneos y acogedora para ellos, cuando les dio hogar a muchos extranjeros que alimentaron esta riqueza cultural que hoy en día tiene Venezuela. Aunque no nací aquí, y en realidad solo llevo 5 años en Venezuela, hablo de ella como si fuera mi tierra, trato de apersonarme con ella lo mas que puedo, pues es lo mínimo que puedo hacer para con una nación que tan grandes oportunidades me ha dado, ya que, a pesar de las grandes diferencias culturales, no es difícil adaptarse en una comunidad hermana como la venezolana. Y ya que no soy ciudadano Venezolano por nacimiento, sino Colombiano, una opinión extranjera de lo que significa la ciudadanía para los que viven aquí será valiosa, y de lo que en realidad deberían entender por ese concepto, que tan olvidado tienen en las raíces de cada uno. En Colombia el proceso de identificación de cada individuo desde el momento de su nacimiento varía al menos 3 veces. La identidad de un recién nacido es validada por estado por su registro civil de nacimiento, documento que le es válido como identificación hasta aproximadamente los 8 años de edad. El niño se dirige entonces, con su adulto responsable a la Registraduria Nacional del Estado Civil para renovar su documento, esta vez intercambiando su registro de nacimiento por la denominada tarjeta de identidad, la cual lo acompañará hasta que alcance la mayoría de edad a los 18 años. Es allí cuando un colombiano obtiene su Cedula de Ciudadanía, la cual, según la constitución colombiana, le brinda una variedad de derechos y deberes como Ciudadano. Nótese que, según las leyes colombianas, hasta que el individuo no alcance la mayoría de edad, no se le considera como ciudadano, pues es en esta edad donde está en las facultades físicas y mentales necesarias para ejercer realmente el papel de ciudadano, principalmente mediante el derecho al voto, el cual ejercerá con la llamada cedula de ciudadanía. La mayoría de los jóvenes colombianos anhelan alcanzar esta mayoría de edad por los beneficios que contrae, como la posibilidad de conseguir un empleo, poder elegir y ser elegido en consenso, entrar a bares y sitios nocturnos, etc, pero no tienen mucho en cuenta las responsabilidades adquiridas, pues con la mayoría de edad se juzga al ciudadano como adulto ante la ley, y esto ya dice mucho. En otras palabras, con los 18 años cumplidos, el residente Colombiano adquiere una serie de beneficios con el estado y su comunidad, pero también derechos y deberes que debe respetar; debe entonces atenerse a las reglas del juego impartidas por la Constitución Política Nacional y las leyes vigentes. Es decir, adquiere de manera simbólica, con esta cédula la Ciudadanía Colombiana. En Venezuela, el panorama es diferente. Si bien el registro de nacimiento venezolano coincide con el colombiano como identificación primaria del individuo, el siguiente es la cedula de identidad, la cual se obtiene desde niño. Mas que un documento que represente la adquisición por derecho de la ciudadanía, la cedula de identidad venezolana se parece en ese sentido a la tarjeta de identidad colombiana, la cual sólo es un documento de identificación, mas no un simbolismo que represente el compromiso del individuo como ciudadano. Este simbolismo de alguna manera compromete al individuo a jugar un papel como ciudadano adulto responsable, y es precisamente ese compromiso con la comunidad el que garantiza la continuidad de la misma. Es claro entonces que para un joven colombiano, el concepto de ciudadanía es diferente de uno venezolano, pues éste último no la adquiere con la mayoría de edad, sino desde su mismo nacimiento o desde muy temprana edad. ¿Qué concepto de ciudadanía puede tener entonces una persona que siempre la ha tenido, pero que no sabe cómo se usa ni para qué sirve? Antes de hablar de ciudadanía en Venezuela, es necesario recordar el contexto histórico en el que se encuentra el país. Venezuela es una tierra inmensamente rica en recursos naturales, siendo el petróleo el sustento principal del estado, y por ende, aunque no directamente, de la población. Desafortunadamente, ese recurso se convirtió en un arma de doble filo al asumir el estado una posición paternalista con el pueblo gracias a los altos ingresos que recibe por la renta petrolera, entonces el ciudadano común se acostumbró a recibir mucho del estado y se olvidó de devolver algo a cambio, pues siempre es más fácil recibir que dar. Además, la sociedad se encuentra dividida por dos corrientes políticas que no logran encontrarse de ninguna manera, generándose conflictos por ello incluso entre las mismas familias, consiguiéndose un alto grado de desunión en el pueblo venezolano. Se necesita entonces una manera de construcción nacional a nivel de capital social para reparar el sesgo que tiene esta sociedad y evitar su resquebrajamiento. La ciudadanía indudablemente es un pilar fundamental en la construcción nacional, ampliando el círculo de oportunidades y de participación. Debe ser una fuerza unificadora mediante el establecimiento de un lugar (estado) donde no se marque la distinción de clase, credo o cultura, tendencias políticas y creencias, y al hacerlo, se profundice nuestro compromiso con el otro. Si bien deben existir diferencias, éstas no deben dividir la sociedad, sino contribuir a enriquecer los rasgos culturales y cívicos, por lo que deben afianzarse de alguna manera las relaciones de compromiso entre los venezolanos. Son precisamente estas relaciones de compromiso las que construyen la ciudadanía y la política. Como dice Fernando Savater, en su libro Política para amador, el ser humano es un ser sociable: “somos bichos sociables, pero no instintiva y automáticamente sociales, como las gacelas o las hormigas. A diferencia de estas especies, los humanos inventamos formas de sociedad diversas, transformamos la sociedad en que hemos nacido y en la que vivieron nuestros padres”. Allí nos habla de varios tipos de asociación del hombre y nos pone a reflexionar sobre la diferencia que existe entre nosotros (animales racionales), y los demás animales. Dice Fernando que nos asociamos, es porque nosotros tenemos la capacidad de realizar acuerdos y cumplirlos, acuerdos que han servido para formar civilizaciones y sociedades. Grecia y Roma son las dos raíces donde se origina el concepto de la ciudadanía, gracias a los acuerdos que realizaron sus pueblos, quienes, aun cuando afrontaban grandes problemas y desigualdades, vivían en una especie de democracia y armonía. Lo lograron entonces gracias a la capacidad de acuerdo y participación de los individuos que formaban sus civilizaciones, los primeros ciudadanos, superando sus diferencias, pasando por encima de ellas en causa de un objetivo común y de mayor relevancia: mantener su civilización, sus propiedades, su patrimonio y sobre todo, su identidad. Todo aquello en base al principio fundamental de la sociedad: la libertad. Citando a Fernando Savater: “… Por ello, los griegos inventaron la polis, la comunidad ciudadana en cuyo espacio artificial, antropocéntrico, no gobierna la necesidad de la naturaleza ni la voluntad enigmática de los dioses, sino la libertad de los hombres, es decir: su capacidad de razonar, de discutir, de elegir y de revocar dirigentes, de crear problemas y de plantear soluciones”. El ejercicio de la ciudadanía, ante todo exige un compromiso del ciudadano con su colectividad. En la antigua Grecia este compromiso era una obligación de sus habitantes, los ciudadanos eran iguales, y ninguno podía negarse a cumplir sus obligaciones políticas con la comunidad. Si en nuestra sociedad fuese de carácter obligatorio este compromiso, a lo mejor estaríamos contando otra historia. Por supuesto, la imposición por la fuerza de normas hoy en día no es solución a los problemas. En lugar de eso se requiere construir una ciudadanía que resulte colectivista, pluralista y sobre todo igualitaria. La Ciudadanía, bien hecha y con un propósito claro, nos une como miembros del Estado con obligaciones para con los demás y nuestro progreso colectivo. Para asegurar que perdure, las reglas del juego, implantadas en las leyes nacionales, protegen a la ciudadanía. El problema es que en ocasiones ésta protección se sepulta en una caja fuerte y se entierra, de manera que ni los habitantes acceden a ella, convirtiéndose lo que está escrito en la constitución y las leyes en letra muerta. Claro que ésta concepción de lo que significa la constitución y las leyes para el venezolano común no es reciente. Desde el momento mismo de la creación de la primera republica, en la época de los años verdes del libertador Simón Bolívar, la constitución política nacional ha sido de alguna manera ajena al pueblo, pues no se creó, como la de los Estados Unidos por ejemplo, en base a las necesidades inmediatas de sus habitantes, ni mucho menos por consenso. Fueron los padres de la independencia quienes decidieron lo que era lo mejor para sus pueblos, adaptando para la suya incluso algunos pasajes de otras constituciones que sí se formaron debido a las vivencias colectivas del momento. Por tanto, claramente el papel de cambiar las leyes de letra muerta a verbo conjugado no es un trabajo fácil. Uno de los grandes problemas entonces de la ciudadanía moderna en Venezuela, es que no está marcado ni es exigido el compromiso del individuo con su colectividad ni con el estado. Todos tenemos derecho a la abstención, a la no participación, a dejar que otros decidan por nosotros en los comicios y no aportar de nuestra parte para la construcción de una mejor sociedad. En la sociedad actual se abusa de ese derecho, y al final terminamos todos con una lista de exigencias con el estado, pero prácticamente nunca nos preguntamos sobre nuestras obligaciones y responsabilidades con él, sobre nuestro papel en la construcción de una sociedad menos desigual y mas inclusiva, mas justa, donde el concepto de libertad no se confunda con el de libertinaje. Otro aspecto relevante de la ciudadanía es el concerniente a los dirigentes políticos. A menudo escuchamos a los representantes de diversos partidos usar el término de ciudadanía con una expectativa de patriotismo, y predican palabras bonitas que calientan los oídos del pueblo. Afirman que existe una responsabilidad que viene con la ciudadanía a respetar los valores y tradiciones del país y la obligación de ser leal a ella. No obstante, tales valores y tradiciones son a menudo mal informados y mal definidos, disfrazándolos con colores políticos, y en muchas ocasiones, dándole pie a aquel viejo dicho de que “el cura predica pero no aplica”. Sin embargo, lo que realmente define una buena gestión de gobierno no es como éste manipule los sentimientos patrios para su beneficio, sino el estado de su ciudadanía, que no es mas que una manifestación de la política de buen gobierno. Si bien el ciudadano tiene un papel protagónico en la contemporaneidad que vivimos, el papel del estado es sumamente relevante. El Estado debe proporcionar condiciones de seguridad y protección, de valor, de respeto y de restauración de la dignidad, dar esperanza y bregar por construir un futuro mejor. Todo esto es esencial para fomentar la capacidad de una persona de funcionar bien y sentirse segura, abrigada en el cálido manto del estado, pero ante todo, sin olvidar su papel, su compromiso con la sociedad, con su comunidad. La ciudadanía puede ser una manifestación práctica de cómo valoramos nuestra diversidad. Puede promover una sociedad inclusiva y cohesionada; enriquecernos mediante la consolidación de las cosas que tenemos en común, y nos ilumine con las cosas que definen nuestras diferencias, a fin de poder fortalecer los lazos con nuestros iguales, con el prójimo. Es aquí donde la ciudadanía como símbolo de aceptación, pertenencia y la relación con el Estado constituyen una parte fundamental en un proceso de verdadera recuperación de la sociedad. Es aquí donde el simbolismo de la ciudadanía se convierte en un mensaje tangible de aceptación. Es aquí donde una nueva sociedad comunica el mensaje de que creemos en los demás, sin importar el color que lleven en sus camisas o en sus corazones, y todos, sin importar sus diferencias, sean aceptados como personas iguales, dignos y con la voluntad de aceptar al diferente como uno de nosotros. Tenemos que aprovechar nuestros recursos colectivos culturales para reforzar los valores de la inclusión, la participación, la justicia y la pertenencia, no sólo para algunos, sino para todos los que quieran contribuir y ser parte de ella. En definitiva, hay que enriquecer el capital social. Todo comienza aportando un pequeño grano de arena, de uno en uno, y una de las mejores formas de empezar es participando en las elecciones, reemplazando la abstinencia electoral por votos, sin dejar que las invisibles manos del desdén se impongan, y que gane la participación y la cooperación. Por último, quiero decir que Venezuela en general ha sido un lugar magnífico en la forma en que ha construido una sociedad multicultural y le ha ofrecido un nuevo comienzo a tantos extranjeros que una vez vieron una oportunidad en esta tierra, incluyéndome. No somos el país que había 50 o 60 años atrás. De alguna manera hemos crecido, el pueblo ya no es el mismo de antes, pero, por supuesto, puede mejorar, todo lo que venga de aquí en adelante debe ser tomado como una oportunidad de crecimiento individual y colectivo, con sentido de pertenencia, de manera que construyamos una gran nación para las generaciones venideras.
submitted by lenincomp to vzla [link] [comments]


2015.08.24 08:34 Torquemada146 ESTA NO ES MI EUROPA NI MI ESPAÑA, QUE ME LAS HAN CAMBIADO

Si miras la página oficial que nos vende el Gobierno de España sobre la Unión Europea te quedaras catatónico. http://www.exteriores.gob.es/PORTAL/ES/POLITICAEXTERIORCOOPERACION/UNIONEUROPEA/Paginas/Inicio.aspx ¿Cómo no querer estar en un club que proclama el mejor de los cielos en la tierra? Pero, bien al contrario, pareciera nos encontramos en 1984 o en la Granja Manor de G. Orwell. Se proclaman valores de apertura al mundo, de libertad, democracia, estado de derecho, respeto a los derechos humano; objetivos grandiosos: la consolidación de una Europa democrática estable y unida, dotada de voz propia en la escena internacional; grandes loas al buen uso de los fondos regionales y de cohesión comunitarios, de superación del pasado marcado por el conflicto y desarrollando un nuevo marco común de entendimiento económico, político y social. Siendo singular el valor de la UE como ejemplo de superación de la división y la consolidación de un continente pacifico y prospero, digno del Nobel de la Paz recibido en 2012. Extraño club en el que al tiempo permiten y propician el suicidio de los griegos, y si nos salimos de la fila, la demonio de la Merkel, que no Ángela, nos da un cachete y nos deja sin bocadillo en el recreo como a ellos, que tampoco almuerzan y se acuestan antes de cenar, como decía mi abuela que hacían en la guerra y posguerra española. Lo kafkiano es que la tal señora, la rottenmeier, no es la “profe”, se trata de una colega, una “buena socia”. No necesitamos enemigos. Si no te ha dado la risa y has cambiado de página en busca de algo serio, encontraras mayores glorias en el apartado Unión Económica y Monetaria Reforzada, siendo sus cuatro pilares una mayor integración financiera presupuestaria y económica unido a una mayor legitimidad democrática para garantizar el bienestar económico de sus ciudadanos y de las empresas de la UE. ¡Estupendo!, un club para cuando las vacas flacas y su magnífico BCE, que atiende las necesidades de tesorería de los bancos europeos y buen funcionamiento de la economía europea y evitar corralitos, no provocarlos para dar golpes de estado. Pero no a los bancos griegos, Grecia no, se ha salido de la fila con el referéndum, ha decretado el matón colega y al parecer amigo del recreo, la ultra neocon de la familia de don vito y raíces germánicas, quizá nacis: ¡Que se mueran primero los griegos para dar ejemplo!, dijo la Káiser “animala”, cual pobres judíos y es que le puede el ADN, luego descamisados y descorbatados para llegar 4º reich. Llegado a este punto te mosqueas por la diferencia abismal de entre lo que escriben/dicen y lo que hacen. No es posible que gente tan seria y con corbata mienta tanto, imposible, no puede ser, parecen serios, como casi notarios o registradores de la propiedad, con camisas blancas y bien planchadas. El culmen llega con el título de “Espacio de libertad, seguridad y justicia”, ejes centrales de la vida ciudadana en el orden penal, de la judicatura, de la policía y políticas de asilo e inmigración. Claro, recuerdas la ley mordaza y la potestad discrecional sancionadora de la policía y sin tutela efectiva de la justicia (tasas), los desahucios sin derechos humanos ni solución habitacional y del cementerio del “Mare Nostrum”, los pobres emigrantes subsaharianos, magrebíes, libios, sirios, afganos, somalíes y de países de el coltán diamantes y oro, donde permitimos guerras para la obtención de materias primas pagadas a precio de ganga, pero manchadas de sangre, por las multinacionales occidentales. Luego llega la política exterior y de seguridad (PESC), que permite actuar y expresarse con personalidad propia en la escena internacional. Vamos, lo que cualquier diplomático bien informado diría “una jaula de grillos” a merced de sus distintos intereses geoeconómicos. A toda la EU se la pasa por el forro el pequeño estado de Israel, la UE financia a fondo perdido la reconstrucción parcial de Palestina cada cinco años, que ya se ocupa de destruir otra vez el malvado sionismo cualquiera que fuere su tipología: socialista, revisionista, general, religioso, político, realizador, espiritual … Como traca final y donde todo entra es en políticas comunes de la unión para el desarrollo del mercado único: agricultura, pesca, medio ambiente, sanidad, consumidores, transporte, turismo, energía, industria, investigación, empleo, cultura, educación, deporte … . La pera marinera: derechos presentes y futuros obtenidos a sangre y fuego, derechos casi sin plasmar en realidades sociales se transformaran en papel mojado pasado mañana en cuanto firmen el TTIP, CETA y TISA. Esta casta se arroga los derechos que han usurpado a los demás y que luego se reparten beneficios y prebendas entre sus afines: La casta escribe derecho con renglones torcidos, retorcidos y hasta en espiral de muerte y destrucción, siempre que medie negocio, privatización o comisión de por medio. La conclusión es que los actuales cerdos de guante blanco y camisas planchadas conocidos como la casta, han aprendido y mejorado la lección de sus predecesores colegas cerdos mentirosos de la granja Manor al mejor estilo propagandístico de Goebbels, al incorporar en su “modelo de negocio” a legiones de voceros lacayos y mercenarios como columnistas, contertulios y otros subproductos de charlatanes, vagos, maleantes y rufianes indeseables autoproclamados periodistas, lo que incluye editoriales y cabeceras de prensa, así como grupos completos de todo tipo de medios, fauna que nunca podrá optar al digno trabajo de periodista que busca la verdad para informar, lo suyo es desinformar mentir y meter miedo que siempre les funcionaba para contentar a sus amos de puertas giratorias, sirvientes del poder económico mundial, incluido el FMI y el Banco Mundial. Estos, aquellos y sus colaboradores necesarios son los ANTISITEMA globales reales, a los que podemos y debemos echar YA YA YA. ¡Peor que una maldición Bíblica! Tendría bemoles que después de negar trescientas veces y pasados quince años, aparezca el Schäuble delfín de Kohl y segundo de Merkel de turno del PP español y nos diga que lo de Gurtel y todo lo demás era cierto, pues tenían varias cajas negras. ¡Peores que “el hombre del saco”! Ni es la España por la que aposte en el 78, ni la Europa democrática anhelada años después. Los valores, principios y objetivos son “de cine” y por eso los escriben, son unos trileros mentirosos compulsivos y despreciables estafadores del pueblo llano. Su puesta en la práctica es ignominiosa, abominable y depredadora de todos y de todo. Todo lo tienen y quieren más, su razón es la fuerza del poder y lo que les permite su riqueza de rapiña para comprar todo, todo tiene precio para ellos, pagan hasta los votos por un plato de lentejas o por un trabajo de esclavo con derecho de pernada, anhelan La Edad Media-II. Nosotros tenemos la fuerza de la razón y somos más para votar, pero votar con los ojos bien abiertos y en libertad, sin miedos inducidos por las mentiras del opio de su propaganda obscena. El guión está escrito, el último acto de la representación ya comenzó, nuestro futuro es el cuarto reich, somos carne de cañón, pero la obra no ha terminado ni se ha dicho la última palabra. Todos y cada uno de nosotros tenemos la obligación de mojarnos, en libertad, sin miedos o superándolos como procede a la dignidad humana, y con mucha ilusión para cambiar el guión, los textos más o menos sagrados y extirpar el cáncer que es esa casta de sanguijuelas para reeducarlos, esta vez con el trabajo y sudor de frente también de la casta, no viviendo a costa de nuestro sudor y penurias presentes o futuras mucho peores, que ya afecta a más del 75% de nuestra especie secuestrada y amordazada y antes de que la sufra el 99%. Por propia dignidad, por el futuro de nuestros hijos y nietos, por el bien común de la humanidad tenemos que hacer otra cosa distinta y rectificar el error con un CAMBIO para hacer otra cosa posible o imposible: Un mundo realmente humano. No pedimos nada más, pero nada menos. La actual democracia esta secuestrada, ya nos está pasando pues no decidimos nada votando, si optamos por este o aquel, por azul o rojo, por carne o pescado, da igual, siempre comemos lentejas y si no te las comes y las dejas peor para ti que te mueres, les da igual como se llama el muerto y su país de origen. Llegará el día que jubilen las urnas, pues hacen pensar a los ciudadanos y preguntan, ellos se ven obligados a responder preguntas sobre asuntos inexplicables, a tener que buscarse otra mentira para salir del paso y eso tiene que ser agotador. No las necesitaran con un rebaño alienado de ovejas timoratas e inseguras, sin trabajo, sin casa, sin sanidad ni educación, sin derechos, sin dignidad, sin nada. Pero como mola mucho la ecología reutilizaran las urnas, nos las venderán como el juego del año, el más vendido en todas las grandes superficies del mundo, el extraordinario, el maravilloso, el sensacional “Juego de la vota”, para jugar todos los días en casa con los niños y quitar el gusanillo del que se acuerde para que se usaban y al tiempo cambiar el significado de las palabras y las cosas. Será el último trabajo de los palmeros autoproclamados periodistas y demás fauna ociosa a sueldo, con los que harán un ERE grande, para poder repartirse muchos muchos beneficios como en CacaCola. Si eres justo estarás indignado, hayas leído o no el libro INDIGNAOS de S. Hessel prologado por J.L. Sampedro, hayas leído o no el libro REACCIONA de Sampedro y diez más prologado por Hessel, hoy más que nunca PODEMOS y tenemos la obligación moral de REACCIONAR para REBELARNOS y terminar con las mentiras e injusticias de la casta en nuestra aldea y en la aldea global.
submitted by Torquemada146 to podemos [link] [comments]


2015.06.09 09:49 Extratexture2 Ombliguismo

Ombliguismo : Mirarse el ombligo; condición de ensimismamiento; creerse el centro del universo.
Lo siento, pero el debate sobre "confluencia" me genera una extraordinaria pereza. Infinito aburrimiento. Porque suena a repetición ad nauseam de una historia que, década tras década, ha venido produciéndose... Al fin y a la postre, con resultados tangibles más bien escasos.
Mucho ruido y pocas nueces, vaya.
El Podemos de 2014 lo tenía claro: nada de sopa de siglas. Venía de donde venía, evidentemente: de la constatación de que la fórmula de IU no sólo había fracasado históricamente, sino que además estaba agotada.
En realidad, tras ese diagnóstico había una correcta lectura histórica, que se retrotrae hasta los tiempos de la Transición... Y que, implícitamente, establecía que la consolidación de lo que ha venido en llamarse el "régimen del 78" fue consecuencia -al menos en parte- del fracaso de una estrategia general en el espacio de la izquierda verdaderamente eficaz. Y en ese fracaso, ciertos debates (envenenados) sobre "confluencia" jugaron un papel de relieve.
La izquierda (o sea, el antifranquismo; porque nunca hubo un antifranquismo de verdad en la derecha española) llegó a 1977 profundamente dividida. El corazón se llamaba PCE, pero a su izquierda existía un universo infinito de fuerzas más o menos radicales, normalmente enfrentadas de modo enconado: marxistas-leninistas más o menos puros, maoístas, albaneses, trotsquistas, terceras vías, poscoloniales de todo pelaje... Otro tanto ocurría en el espacio socialista: el PSOE histórico de los viejos exiliados, los jóvenes renovadores, el PSP de Tierno, otros grupos socialdemócratas (y por no hablar del mosaico de fuerzas socialistas en Caraluña).
En realidad quién coronó un proceso eficaz de confluencia fue el PSOE. Supo organizar el PSC y lo convirtió en fuerza hegemónica en Cataluña. Absorvió al PSP y puso de presidente-florero del partido a Tierno Galván. Mandó al asilo a los viejos exiliados. Y afrontó el debate del 79 sobre marxismo sí, marxismo no, que, de hecho, fue una lucha de poder interna. Desde entonces, Izquierda Socialista quedó reducida a corriente interna minoritaria. Salvo algún cabreado (Pablo Castellano), el PSOE sumó... Pero no le bastó con incorporar siglas. El triunfo de 1982 se cimentó además gracias a otros cinco factores: el liderazgo carismático de Felipe González; la vertebración socioterritorial del partido (multiplicando Casas del Pueblo); el matrimonio que todavía funcionaba a pleno rendimiento con UGT (que le proporcionó una sólida base sindical); la eficacia del discurso socialdemócrata sobre el cambio... Y, por último, los deméritos del oponente (en este caso, la UCD sumida en una dinámica de fractura).
En cambio, en el caso del PCE la tendencia fue la contraria. Las tensiones ideológicas asociadas al eurocomunismo y las expectativas del PSOE de tocar poder, frente a un PCE enquistado en el 12% del voto, provocaron una espiral hacia la autodestrucción: renovadores, prosoviéticos, afganos, carrillistas... El enfrentamiento y las diatribas en prensa duraron hasta más allá de la victoria socialista de 1982, y acabaron por hundir al PCE hasta el límite de lo extraparlamentario (dos escaños en aquellas elecciones).
Esta experiencia ha sido la matriz -y el pecado original- de IU hasta el día de hoy. Son las ubres de esta organización. Por un lado, porque el hiperfederalismo tribal de IU fue una reacción a la traumática experiencia del centralismo democrático carrillista. Tras la hecatombe de 1982, y con la esperanza puesta en convertir el no a la OTAN en plataforma electoral alternativa al PSOE rampante, se creo IU como coalición de partidos: ahí estaba lo que quedaba del PCE, junto al ínclito Pablo Castellano, alguna rareza (el Partido Humanista), y algún oportunista (Ramón Tamames, que por cierto acaba de publicar un libro lleno de veneno contra Podemos).
IU va a cumplir el año que viene treinta años. Parece tiempo suficiente como para hacer balance. Siempre ha sido el "segundo plato": incapaz de dar el sorpasso a los socialistas, incluso en sus peores horas de roldanes y GAL. Pero tras treinta años ha sido capaz de generar todo un aparato burocrático, rutinas, intereses, ensimismamientos... Y ombliguismo. Mucho ombliguismo... Además de deudas.
Yo lo recuerdo perfectamente: Podemos nace como fuerza transformadora, en reacción a la inanidad histórica de IU. Cierto es que mucha gente de Podemos estuvo en IU -¿dónde si no?-... Pero cierto es también que aquella experiencia sirvió para saber lo que no había que hacer.
Pero esa gente se marchó de allí -de lo que, pomposamente, se hacia llamar la "casa común de la izquierda"- harta de darse cabezazos contra la pared. Harta de la inanidad. Harta de los corsés burocráticos. Harta de la palabrería. De las rutinas y los intereses. Harta del ensimismamiento. Harta del ombliguismo.
Cuando llegó el 15M desde IU se intentó rentabilizar e instrumentalizar el movimiento. El resultado es que Cayo Lara fue abucheado en Sol. Aquel proyecto nacido como consecuencia al no a la OTAN se estrelló lustros después, desvelando su divorcio con el mundo real. De tanto mirarse el ombligo, acabó perdiendo el norte.
Los inacabables debates sobre confluencia durán ya varias generaciones. Suelen caracterizarse por su carácter teológico, cuando no dogmático. Hay verdaderos especialistas en la materia: suelen hablar siempre en nombre de un todo -el proletariado, los trabajadores, el pueblo, la ciudadanía, la sociedad... Pero han sido absolutamente incapaces de evitar recortes sociales, restricción de derechos, privatizaciones, empresas de trabajo temporal y muchas cosas más...
Por favor: aplíquemonos el cuento... Volvamos a la realidad. Seguro que en la calle Génova deben estar disfrutando de lo lindo...
submitted by Extratexture2 to podemos [link] [comments]


2015.01.08 18:10 Dioscorides62 Asesoramiento de Apoyo a los Círculos II

Habiendo iniciado un hilo con este mismo título, http://www.reddit.com/podemos/comments/2qwlht/asesoramiento_de_apoyo_a_los_c%C3%ADrculos/ , y después de vuestras opiniones , vuelvo a plantear la propuesta en este nuevo hilo, en los términos que la presentaré, por lo que os pido una ultima valoración.
Gracias a todos.
EXPOSICION:
Los Círculos se validarán, https://participa.podemos.info/es/circulos/validacion en un plazo de 3 meses, desde la fecha de su presentación al Consejo de Garantías Democráticas, siempre y cuando el Acta fundacional reúna los requisitos exigidos, que constan en la Guía de FAQ – Validación de Círculos, en su apartado “sobre los requisitos para validar Círculos”: https://s3-eu-west-1.amazonaws.com/web-podemos/wordpress/wp-content/uploads/2014/12/Guia_FAQ_Validacion_circulos_podemos.pdf
Una vez convalidados los Círculos, según el arts. 46 y 47 de los Principios Organizativos, deberán constituirse como Asociación o Delegación de Partido como entidad con personalidad jurídica propia, así como con independencia administrativa y financiera y para ello deberán formalizar obligatoriamente unos trámites frente a la Administración , por lo que la persona designada en los Estatutos , deberá ponerlos en marcha dentro de los plazos que obliga cada normativa específica
La Comisión de finanzas, http://www.podemostudela.com/informate/comunicados/item/405-informacion-de-la-comision-de-finanzas-relativa-a-la-creacion-de-asociaciones-por-parte-de-los-circulos ,ya informó de que se está trabajando en un sistema de contabilidad común que puedan usar tanto las estructuras territoriales como las Asociaciones o Delegaciones de Partido para facilitar la gestión y posterior consolidación de cuentas, lo que conllevaría abordar la descentralización financiera para garantizar la transparencia y los mecanismos de control. Para lo cual se hace necesaria, a partir de la constitución de la entidad jurídica de la Asociación o Delegación de Partido la implantación del Plan de Cuentas y las posteriores operaciones contables, obligación del responsable financiero, tesorero o interventor de cuentas del Consejo de Coordinación del Círculo.
La capacidad de financiación de los Círculos, Asociación o Delegación del Partido, inicialmente, va a ser muy limitada, especialmente en las poblaciones medianas y pequeñas, siendo difícil que puedan afrontar los gastos legalización y posterior puesta en marcha como requiere una entidad jurídica sujeta al impuesto de sociedades, sin que por ello tenga que endeudarse.
La propuesta aboga, a que Podemos estatal de su apoyo, a través de un Equipo de Asesoramiento. , para la gestión de los Círculos. Igualmente se han de crear Equipos de Asesoramiento para las actividades de prensa y comunicación, campañas, edición de documentos, argumentarios, etc., así como también Equipos de Asesoramiento para las iniciativas y proyectos sin ánimo de lucro, cooperativismo, etc.
Este asesoramiento se realizará a petición de los círculos.
Independientemente del Asesoramiento que se propone, se debería estudiar un portal exclusivo para los Círculos, que podría suplir y posteriormente sustituir al que se propone.
Por todo lo anteriormente expuesto, se presenta la siguiente:
PROPUESTA:
El Consejo de Coordinación estatal, junto con las Comisiones correspondientes, deberá redactar una Guía-Manual de actuaciones, dirigida a todos los Círculos, señalando las directrices a seguir desde el Acta fundacional como Asociación o Delegación de Partido hasta su total formalización. Dicha guía-manual será utilizada por la Secretaría correspondiente del Consejo de Coordinación del Círculo, en aquellos que exista, o por las personas elegidas a tal efecto, en los Círculos que carezcan de dicho Consejo.
Con voluntarios que formen parte de los Equipos de Acción Participativa y concretamente con los registrados en el Banco de talentos, que tengan conocimientos profesionales, con o sin titulación, de Administración, Contabilidad, Laboral y Fiscal, se formará un Equipo de Asesoramiento en dichas materias, dirigido única y exclusivamente a los Círculos, Asociaciones o Delegaciones del Partido y operativos en Comunidades Autónomas.
Se ha de señalar que al propio tiempo, se deben formar Equipos de Asesoramiento Jurídico, tanto por los Círculos, como por los Equipos de Asesoramiento mencionados.
Estos Equipos de Asesoramiento, dirigidos y bajo la supervisón por las Comisiones correspondientes, de Finanzas, etc., podrán realizar el Asesoramiento principalmente vía online, y en casos específicos presencialmente.
Para ello se proponen los siguientes:
ASESORAMIENTO GESTION ADMINISTRATIVA
Acta fundacional y su redacción legal, haciendo constar en quien recae la representación y sus facultades, de la Delegación del Partido, así como la representación y facultades de las Secretarías del Consejo de Coordinación, que así se decida, todo ello para solicitar el documento notarial que lo justifique.
Legalización Libro Registro de Socios y Actas, así como para la confección de Actas y su normativa.
Asesoramiento para el cumplimiento de sus Estatutos, documento Político Organizativo y Reglamento Interior.
Asesoramiento de los contratos de arrendamiento del local de la Delegación del Partido y Asociaciones vinculadas.
Asesoramiento de cualquier acto administrativo del Círculo, Delegación del Partido en relación a sus miembros, impugnación de Actas, etc.
Adecuar la Delegación del Partido, su sistema informático y administrativo a la Ley de Protección de datos.
ASESORAMIENTO LABORAL
Inscripción en la Seguridad Social, Código Cuenta de Cotización.
Solicitud a la Tesorería de la Seguridad Social, de inclusión al sistema RED o al inminente Sistema [email protected], para confección de nóminas y liquidaciones mensuales.
Adaptación e implantación de la Prevención de Riesgos Laborales.
Contratación de personal por cuenta ajena en el Círculo, Delegación del Partido o Asociaciones vinculadas, tipo de contrato y sus bonificaciones.
Elaboración del cuadro de horario y vacaciones.
Obligaciones y derechos como Empresa contratante.
ASESORAMIENTO FISCAL
Alta, CIF, declaración Censal y obligaciones fiscales, de la Delegación del Partido y Asociaciones vinculadas que realicen actividades propias, en la Agencia Tributaria.
Certificado digital para trámites y gestiones ante la Administración.
Asesoramiento sobre las declaraciones fiscales, periódicas y obligatorias ( IVA/IGIC, Retenciones de trabajadores, de profesionales o de arrendadores).
Asesoramiento para la creación de asociaciones culturales vinculadas a uno o varios Círculos o Delegación del Partido, que estén habilitadas para alquilar locales que puedan operar como sedes sociales en las que se efectúen venta al público de merchandising, así como de bebidas o comida.
ASESORAMIENTO CONTABLE
Establecer y unificar un sistema informático contable y de gestión, con uniformidad a nivel estatal, autonómico y municipal, por parte de la Comisión de Finanzas.
Asesoramiento de apoyo al responsable de finanzas/tesorero/Consejo Coordinación, para la implantación del Plan de Cuentas y el trabajo operativo inicial de entrada de la documentación contable, ingresos, gastos, control bancario, etc.
Registro y control documentos de las cuotas, aportaciones y donaciones, así como su régimen contable y tributario.
Asesoramiento para la elaboración de los libros oficiales obligatorios, depósito de cuentas anuales y su legalización en l Registro Mercantil. - - - - - - -
submitted by Dioscorides62 to podemos [link] [comments]


17 Enlazar y consolidar hojas de trabajo libros historicos Video. La construcción y consolidación de un Plan Metropolitano Dificultades en la consolidación de los países americanos ... Ensayo de consolidación - curva de compresibilidad - YouTube NIIF 10 CONSOLIDACION DE ESTADOS FINANCIEROS - YouTube La guerra que MÉXICO BORRÓ de los libros de HISTORIA - YouTube Como enseñar los libros de la Biblia/Escuela Dominical ... Cómo enseñar los libros de la Biblia/Dinámicas - YouTube

  1. 17 Enlazar y consolidar hojas de trabajo
  2. libros historicos
  3. Video. La construcción y consolidación de un Plan Metropolitano
  4. Dificultades en la consolidación de los países americanos ...
  5. Ensayo de consolidación - curva de compresibilidad - YouTube
  6. NIIF 10 CONSOLIDACION DE ESTADOS FINANCIEROS - YouTube
  7. La guerra que MÉXICO BORRÓ de los libros de HISTORIA - YouTube
  8. Como enseñar los libros de la Biblia/Escuela Dominical ...
  9. Cómo enseñar los libros de la Biblia/Dinámicas - YouTube

Hola mis hermanos, hoy les mostrare cómo enseñar los libros de la Biblia a los niños de una manera util y dinámica. Si quieres apoyarme regalame un like y co... La Mejor Música de Saxofón De Todos Los Tiempos - Música para el amor, la relajación y el trabajo. ... Excel 2013 - Enlazar datos de un libro a otro - Duration: ... Excel 2007 'Consolidación ... Video de presentación libro del ECOM Rosario que describe la trayectoria desplegada desde su gestación hasta la actualidad. Muestra una experiencia de institucionalización de un área ... Puedes acceder a la clase gratis completa en este link: https://online.smscursos.org/courses/niif-10-consolidacion-de-estados-financieros que se incluye como... información principal y breve de los libros históricos de la biblia. El cuerpo que después de muerto emana algo especial - San Charbel - Duration: 44:37. P. José de Jesús Aguilar Valdés ... Video realizado por Ronald Steve Garzón, estudiante de ingeniería civil de la Universidad Nacional de Colombia, en el marco del programa de tutorías académic... Versión más completa del vídeo en Facebook: https://web.facebook.com/MainWatchers/videos/289152165090454/ Suscríbete para ver más de nuestros trabajos: http:... Hola mis hermanos, hoy les mostrare como enseñar los libros de la Biblia a los niños. Si quieres apoyarme regalame un like y comparte el video! Dios te bendi... Historia Universal Secundaria. Bloque 3. Tema 3: NUESTRO ENTORNO, parte 1. Dificultades en la consolidación de los países americanos. Endeudamiento y avance ...